Mark Fisher, Realismo capitalista: ¿No hay alternativa?

Contenido principal del artículo

Valeria Román

Resumen

La exhortación a “ser realista” es ahora parte del proceso de aplicación ideológica del neoliberalismo. La apelación a la lógica del “sentido común” a través de aquello que es fáctico se ha ampliado a la urgencia moral de reducir el gasto y los déficits en las economías. A medida que los políticos persiguen la austeridad en nombre del orden y el progreso, el “realismo” se convierte en un régimen moral unilateral que se centra en la reducción del lado “social” de la administración de las sociedades e ignora los excesos de crecimiento en el lado corporativo y militar. Dado que el imperativo realista ignora precisamente la expansión de la deuda y las maquinaciones financieras de las que han dependido en las últimas cuatro décadas de acumulación capitalista, no se puede culpar por la sospecha de que cualquier llamado político al realismo fáctico es ideológicamente dudoso. Y, sin embargo, la presencia de un sentido común realista sigue siendo poderoso para muchos, incluso en la propia izquierda, aún si el resultado fuera un colapso real de aquella esfera social. (...)

Detalles del artículo

Sección
Reseñas
Biografía del autor/a

Valeria Román, Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Estudiante del pregrado de Filosofía de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Investiga temas relacionados a la teoría feminista, la teoría crítica y la filosofía política. Ganadora del Premio Nacional de Poesía “José Watanabe Varas” 2017.